Buenos Aires, 26 de octubre 2007
 Actividades
 Premios
 Investigaciones
 Publicaciones
 Novedades
 Documentos y
 Declaraciones
 Convenios
 Enlaces
 Publicaciones de
.nuestros académicos
 
   
 



   

Discurso de incorporación del Sr. Julio Werthein

 

Señor Académico Presidente de la Academia Nacional de Ciencias de la Empresa,
Dr. Eduardo de Zavalía,
Señores Académicos, Señores Embajadores,
Invitados especiales,
distinguidos amigos:

Ante todo, deseo agradecer profundamente las palabras de presentación del Dr. Eduardo de Zavalía y las de mi querido amigo el Dr. Santiago Soldati. Con gran humildad y pleno de emoción, recibo hoy este gran homenaje, que fue otorgado a mi querido hermano Noel. Relatar la trayectoria de Noel Werthein demandaría con toda seguridad más tiempo que mi presentación.

De hecho, él dedicó dos libros de memorias “Ilusion de un esfuerzo, realidad de un triunfo” (editorial Astros – 1991) y “Sentir y pensar del hombre” (de la misma editorial – 1995). Fue el conductor de nuestro grupo empresario que aún hoy despliega actividades en finanzas, industrias y servicios. Sin embargo, con sólo recorrer sus memorias se llega a descubrir que su compromiso más intimo y entrañable, su corazón, estuvo puesto en el campo y las actividades agropecuarias. Allí fue donde inició su camino, y el recuerdo de aquellos inicios de pionerismo siempre surgía al entablar con él una conversación.

De una u otra forma, siempre solía relatar que a los trece años obtuvo su primer trabajo como peón de patio en el negocio que sus hermanos Gregorio y Numo habían instalado en Miguel Riglos, lejano pueblo de La Pampa.

De estos comienzos hay innumerables anécdotas, pero lo que se extrae concretamente de sus reflexiones y relatos, es que, para él, el leit motiv fue siempre el trabajo. Estuvo presente en casi todos los aspectos de su fecunda vida y solía hacer referencia a esto constantemente, citando pasajes bíblicos, a su padre, y a los duros comienzos de principios del siglo XX.

Es así que Noel Werthein, en sus memorias, refiere que durante esos duros años había que trabajar con inteligencia y austeridad, dado que los márgenes eran muy magros. Pero eso, relata, no era un impedimento para hacerlo con alegría. Nunca demostró quejas ni lágrimas. Sus padres le enseñaron que existía un Dios que controla nuestros actos y orienta la acción del hombre.

El resultado de su labor fue el secreto para hacerlo feliz, y los éxitos fueron el resultado de haber sabido corregir los fracasos. Con esta breve síntesis, reflejamos la personalidad de un hombre cuya vida estuvo consagrada al trabajo, a la familia y al engrandecimiento de su patria. Nació en Villa Alba, hoy Jacinto Arauz, provincia de La Pampa, el 25 de mayo de 1911. Hijo de inmigrantes rumanos llegados en 1904 y el séptimo hijo de 8 hermanos, tres de ellos argentinos nativos.

• Cursó hasta tercer grado de la escuela primaria
• Se estableció en Miguel Riglos a partir de 1924
• Se casó con Sara Fischman en abril de 1935
• Tuvo tres hijos: Leo, Daniel y Adrián
• A partir de 1950 se integra a la sociedad de sus hermanos, Gregorio y Numo y, posteriormente, ya como socio y director de la misma, constituyen Gregorio, Numo y Noel Werthein S.A., la que gira aún con la misma denominación.
• Funda en 1951, con otros productores de la zona, la cooperativa agropecuaria de Miguel Riglos (La Pampa)
• Presidente de Gregorio, Numo y Noel Werthein SA 1968-2002
• Presidente del Banco Mercantil Argentino 1964- 2000
• Presidente de la Fundación Banco Mercantil Argentino
• Presidente de IVA S.A. - 1968 – empresa textil
• En 1971 adquieren la totalidad del paquete accionario de Estancias del Oeste SA, hoy fusionada con Gregorio, Numo y Noel Werthein SA
• Co-fundador de la Universidad de Tel Aviv junto a George Weiss - 1968
• Presidente de escuelas ORT de Argentina
• Presidente de la Cámara de Comercio Argentino Israelí
• Consejero de la Bolsa Comercio de Buenos Aires
• Miembro de ADEBA – Asociación de Bancos Argentinos
• Doctor “honoris causa” - Universidad de Tel Aviv - 1993
• Actividades filantrópicas diversas Otras actividades como:
• Dumont televisión
• Importaciones Gregorio y Numo Wertehein
• El Pampero SRL – integrada por Gregorio, Numo, Noel y Julio Werthein y
• Trc Electrónica – televisión Falleció en Buenos Aires el 11 de abril de 2002 Trataré de honrar su memoria con eficiencia, honestidad e idoneidad.

No tengo título universitario que esgrimir, ya que la universidad que transité por breve lapso no llegó a retenerme para lograr finalizar la carrera, pero acumulé enseñanzas a través de la vida, que deseo transmitir. Me encuentro hoy aquí, rodeado de académicos y grandes amigos que me han recibido con especial calidez, miembros de mi familia e integrantes de las diversas organizaciones en las que tengo el honor de participar y presidir, embajadores que me han acompañado en distintas circunstancias, como así también académicos de otras ramas.

A todos Uds., gracias por estar a mi lado en este día tan importante, brindándome el afecto tan necesario en ocasiones como ésta. Estimados amigos: hace ya largo tiempo que nuestro país está sumergido en una tremenda crisis, y estoy seguro que todos los miembros de esta Academia, sienten como yo el deseo de arribar a soluciones que coloquen a nuestra nación en el camino de la recuperación.

Nos convoca a los académicos, a los invitados a este acto, a estrechar filas para alcanzar este objetivo. La premisa indispensable para que eso suceda es lograr que nuestros dirigentes políticos se unan en acción y pensamientos únicos, para que el mundo entero y quienes en algún momento depositaron su confianza en nosotros, se reencuentren con conductores serios y creibles. No es tarea fácil, ya que aquellos que en algún momento se consideraron líderes, deberán reconocer que en ninguna oportunidad tendrían que repetir frases y acciones. Deberán reconocer, también, que en aquellas circunstancias descolocaron a quienes, con ingentes esfuerzos, trataron de encauzar a nuestro país en un camino tendiente a un destino de trabajo, honestidad y respeto por las leyes.

La tarea que enfrentamos es ardua, lo sabemos, pero no imposible. La materialización de esta oportunidad requiere de dos precondiciones básicas. Primero, lograr un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y luego, obtener la normalización de los mercados financieros. Así tendremos capital de trabajo para invertir en tecnología e insumos y además, podremos financiar y prefinanciar nuestras exportaciones.

Cuando examinamos las posibilidades de este histórico momento, vemos que nuestro país está en condiciones de afrontar el desafío de honrar sus deudas, para lo cual lo inmediato sería que las empresas de todo tipo recuperen los fondos que arbitrariamente les han sido sustraídos.

También que los ahorristas vuelvan a hacer uso de sus fondos, llevándolos al valor que tenían en el momento en que fueron desposeídos. Debemos reconocer que el principal deudor es el Estado, que instó con medios coercitivos a instituciones de distinto tipo, entre las que se encuentran varias entidades financieras de ahorro y otras que fueron llevadas a su desaparición, por no reintegrar el Estado los fondos que fueron mal empleados. Varias instituciones del exterior nos confiaron recursos captados de sus inversores y al no poder nosotros restituirlos, quebramos la confianza dispensada.

Ese es el elemento fundamental que debemos tratar de recomponer para un regreso a la normalidad. Se ha deteriorado sensiblemente el sistema financiero, dado que las instituciones que otorgaron créditos tienen problemas para recuperar las sumas prestadas.

Estos son apenas algunos de los argumentos que señalo, dejando de lado el tema de la pesificación, otra de las estafas a aquellos que depositaron su confianza en títulos del estado con intereses y fechas de pago fijados, que no fueron cumplidos.

La pesificación forzosa es rechazada por el público, y aquellos que por alguna razón personal la aceptan, lo hacen sólo para proveerse del dinero y volcarlo al exterior a cualquier costo, o trasladarlo a las cajas de seguridad o a los colchones.

Volviendo al crédito, si alguna institución lo otorga, la tasa de retorno es tal que se transforma en confiscatorio. Señores, tenemos que reconocer que los argentinos somos crédulos en grado sumo. Creímos a todas luces que nuestro peso tenía el mismo valor que el dólar.

Cuando las circunstancias fueron adversas, nuestros gobernantes decidieron que debíamos inclinarnos a una devaluación que sólo jugó contra lo único creíble: nuestro peso.

Los inversores optaron por la fuga, buscando reparo en el dólar, pero sin una política lógica que tendiera a morigerar la debacle que se producía.

Surgió por varios carriles la idea de una fijación del cambio con la moneda para nosotros rectora: el dólar. En una reunión con legisladores de distintas tendencias insté a que se tomara la idea del anclaje. Creo que era esa la única solución en la circunstancia, ya que así las empresas podrían generar planes de fabricación, de construcción y de múltiples actividades.

Ello hubiera contribuido a terminar con la crisis instaurada y habría colocado al país en condiciones de negociar la deuda acumulada. Las distintas autoridades que en breves plazos se sucedieron, destruyeron todo tipo de vinculación contractual, creando confusión en lugar de fomentar orden y riqueza.

La devaluación y el default no han hecho sino acelerar la huida de capitales, lo que contribuyó al achicamiento de ese mercado, trayendo una crisis bancaria y un gran incumplimiento de obligaciones.

Estas son algunas de las reflexiones que menciono para que lleguemos a considerar las acciones necesarias para recrear el Mercado de Capitales, para lo cual es fundamental poner previamente orden en nuestro país.

Debemos partir de una premisa fundamental: sin crédito es imposible reconstruir capital de trabajo y el desarrollo de un Mercado de Capitales es un elemento esencial y pilar para lograr el bienestar en una sociedad. Debemos reiniciar la negociación de la deuda pública para lograr la restauración de confianza, ya que así el Mercado de Capitales ofrecerá cubrir las necesidades de créditos públicos para proyectos, pero no para refinanciar deuda de imposible cumplimiento.

Los problemas económicos que vivimos nos llevan a buscar soluciones similares a las que han sido probadas en países exitosos. Esta etapa de créditos difíciles y de altas tasas de interés, debería llevar a las empresas a la apertura de sus capitales, buscando en la denominada economía popular de mercado la solución para sus problemas financieros, tratando así de conseguir el dinero necesario para su crecimiento a través de las Bolsas y Mercados de Valores del país.



 

 

página 1 página 2



volver

 
  Chile 1180 - (C1098AAX)
Teléfono y fax: 4021-7803  |4000-7638
Buenos Aires, Capital Federal - Rep. Argentina